Capitulo 5. Parte 2. Un cambio de vida

Daniela y Sebastián continuaban viviendo en Medellín con su papá y realmente era lo más adecuado por la universidad que permanecieran allá.


Llegamos a buenaventura y nos encontramos con una ciudad con unos contrastes entre una pobreza absoluta y el otro lado unas condiciones muy diferentes de vida, Carlos recibe el comando del batallón y esto conlleva a que la seguridad de nosotros era un punto vulnerable por lo tanto tuvimos que tener todo el tiempo seguridad tanto para mí como para las niñas, teníamos unos seres maravillosos encargados de nuestra seguridad, teníamos todo el tiempo su compañía, no podía ir al supermercado sola, mucho menos al gimnasio ni tampoco ir a un banco sola se convirtieron en mi compañía todo el tiempo, pero a la vez conocí sus historias, lo valientes que son y todas las dificultades que puede pasar un Infante de Marina, fueron momentos de mucha tensión ya que todo giraba en torno a la seguridad de nosotros y principalmente de Carlos, fue un año donde se hizo público todas las masacres que se cometían allá, toda la barbarie que ocurría en esta ciudad, sin embargo pudimos sembrar una semilla de luz, llevando bienestar a tantos Infantes que vivían en condiciones precarias, se restauró ese lugar y por lo menos tenían un lugar digno y cómodo, Carlos trabajo muchísimo en generar cambios para todo el batallón y así fue.


Sin embargo, las niñas pasaron un año muy enfermitas, constantemente estaba con ellas en la clínica, el clima y el agua de allá no fueron nuestros aliados, continuamos persistiendo y llego el momento de tomar decisiones, yo sentía que ya era mi tiempo de volver a trabajar en lo que realmente me apasionaba, quería estudiar y en Buenaventura no iba hacer posible, le propuse a Carlos que quería irme a Medellín a estudiar e iniciar abriendo un consultorio y poder volver hacer terapia.


Ya era una decisión tomada de mi parte, quería una estabilidad en mi parte laboral además tenía como meta estudiar Programación Neurolingüística y constelaciones familiares ya había hecho las averiguaciones pertinentes, aunque tuviéramos que vivir distanciados, pero yo reclamaba mi momento. Nos fuimos de vacaciones a Estados Unidos a visitar a la mamá de Carlos y su hermana, con ellas habíamos tenido un distanciamiento por más de 4 o 5 años, fueron momentos muy duros para Carlos, pero ellas por sus creencias religiosas decidieron apartarse de nosotros, tal vez fue por mi forma de ver la vida, por lo que hacía con las terapias, porque utilizaba acupuntura y hacia reiki, eso para ellas estaba fuera del contexto religioso y las entendí, me dolía que se hubiesen alejado de su propio hijo simplemente por temas de creencias pero entendí que también esto hacia parte de lo que se necesitaba sanar.


La familia vuelve a contactarle...


Después de varios años ellas contactaron a Carlos y empezaron nuevamente a llamarlo, querían saber de las niñas que ni las conocían, por este motivo viajamos allá y la verdad me fui sin ningún tipo de prevención hacia ellas, realmente son seres maravillosos y desde ese momento siempre han estado muy pendiente de nosotros, no hay ningún tipo de resentimiento hacia ellas.


Cuando regresamos de las vacaciones yo estaba decidida que me iba para Medellín en diciembre, solo estaba esperando que Isabella terminara su año de estudio, en ese momento Carlos me dice que iba a pasar la baja ósea que se iba a retirar de la armada que ya era el momento de irse, habían muchas cosas que estaban sucediendo a nivel interno con las cuales él no estaba de acuerdo y sabía que no las podía cambiar, yo en ese momento no le creí porque sé que él amaba su carrera y le costaría mucho dejarla, sin embargo sucedió, paso su retiro les costó aceptarlo aunque él fue claro que no era negociable así lo enviaran para el mejor lugar.


Terminamos el año allá y salimos de Buenaventura con el corazón cargado de expectativas, llenos de ilusiones deseando vivir una vida diferente y más tranquila, yo me sentía libre de poder salir sola, hacer mis diligencias sin tener tres personas detrás de mí, me libere.


“Todo lo que este en tu mano hacer, hazlo con todo tu corazón”.
JESUS


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo