Capitulo 6. Mi Transformación

Llegamos a Medellín con la convicción que allí nos quedábamos, volver a mi ciudad después de tantos años sin vivir en ella era sumamente placentero, volver a estar con mis padres cerca, con mis hijos yo no podía sentirme más feliz.


Inicialmente nos quedamos dos meses en la casa de mis padres mientras conseguíamos un lugar para vivir, nos trasladamos a nuestro hogar e inicia una nueva etapa, ya Carlos estaba retirado con 42 años y deseaban tomarse un tiempo de descanso y fue así, pasaron 6 meses pero ya el necesitaba hacer algo e inicio a buscar opciones de empleo a las cuales asistió a varias entrevistas pero respondían que su perfil era muy alto para lo que buscaban en fin continuaba buscando pero no hubo ningún tipo de oferta.


Yo inicie mis estudios de Bioreprogramación, era lo que yo estaba buscando por mucho tiempo, conectarme con un tipo de terapia diferente, cada día me sentía más conectada con la formación era lo que deseaba hacer para servir a mis consultantes, en ese proceso de formación transcurrió un año, asistía a todas las formaciones adicionales como talleres y seminarios, adicional inicie mi terapia de Bioreprogramación, era necesario conocerla a través de mi propia experiencia.


En este proceso tuve la oportunidad de hacer varios viajes a mi inconsciente obteniendo respuestas a situaciones que creía resultas, sané a esa niña interior con una herida de abandono que le costaba aceptarse, experimenté de nuevo la confianza que había perdido por haber estado tanto tiempo sin ejercer.


Confié, persistí y todo de manera maravillosa se fue dando, regresé a hacer lo que realmente me apasiona tuve la oportunidad de abrir un espacio lleno de amor y servicio. Las niñas estaban estudiando muy a gusto en el colegio, Daniela regreso a vivir con nosotros, todos muy tranquilos.


Ya había pasado un año, en ese momento ya Carlos quería volver a la vida laboral es cuando le hacen una propuesta en Cartagena en la actual empresa para la que trabaja, tomamos la decisión que aplicara, pasó por un proceso largo más o menos fueron 4 meses y le hacen la propuesta, acepta, aunque debía viajar en un mes a instalarse a Cartagena, fue algo que no estábamos esperando ya que el proceso había sido tan largo que no creíamos que se fuera a dar. Decidimos que él se iba y nosotras nos quedamos en Medellín, era su primer empleo en la vida civil y no sabíamos que iba a suceder, en realidad yo tampoco quería irme estaba sumamente tranquila.


Cartagena una ciudad maravillosa.


Paso un año y Carlos estaba muy a gusto con su trabajo, pero las cosas con las niñas no estaban bien, todos los días lloraban por su papá se nos hacía eterno los días para que el viajara a visitarnos, ellas reclamaban a su papá, entonces decidimos irnos para Cartagena, nuevamente otro cambio después de dos años de estabilidad era lo adecuado volver a estar juntos, nuevamente tome mis cosas y nos fuimos a vivir a Cartagena.


Disfrute muchísimo la estadía en Cartagena, una ciudad encantadora y llena de contrastes, las niñas se adaptaron rápidamente; adicional a esto estábamos con aquellos amigos con los que compartimos tantas experiencias en Leguizamo, estábamos en situaciones diferentes Carlos ya en su vida laboral como civil y sus amigos aun en servicio, sin embargo, no fue un impedimento para compartir momentos muy especiales. Luego de estar ya instalados, me proponen iniciar en un proyecto muy bonito donde se fusionaban diferentes especialidades de la psicología: como neuropsicología, psicología infantil, neuro feedback y Bioreprogramación, era un espacio nuevo en Cartagena donde poco a poco nos fuimos dando a conocer, sucedieron cosas maravillosas, procesos mágicos, un gran lugar y una hermosa experiencia.


“El corazón es un instrumento de mil cuerdas que solo se puede afinar con amor”.
HAFIZ


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo