Capitulo 3. Parte 1. Mi compañero de camino.

En el 2003 conocí a mi compañero de camino, mi pareja, mi amigo, mi cómplice en fin son muchas descripciones que podría dar de mi relación, lo conocí en un matrimonio de un gran amigo de infancia y compañero de Carlos desde la Escuela Naval, cuando llegue al matrimonio no conocía ni a la novia, solo la familia de mi amigo y fue algo aburrido pero debía estar ahí para compartir con mi amigo ese momento tan especial; creo que Nicolás me vio la cara de aburrida y me invita a la mesa donde están sus amigos y compañeros de curso justo me senté al lado de Carlos, fue muy amable y respetuoso conmigo.


Pasaron como 15 días y recibí una llamada de él, continuamos hablando por un año él vivía en Bogotá, luego lo trasladaron a buenaventura nos hicimos muy amigos hasta que llegó el momento de la declaración me pidió que fuéramos novios por teléfono, nos habíamos visto solo una vez después de que nos conocimos en Bogotá, pero aun éramos amigos no había sucedido nada entre nosotros.


Yo acepte y viaje a buenaventura fue un momento crucial, llegue a ese lugar de encuentro y desde ese momento estamos juntos, transcurrió un año de noviazgo, nos casamos el 29 de octubre del 2005, una unión de dos almas que se reencontraron, disfrute cada instante de ese día, lo celebramos con cada detalle especial para nuestra familia y amigos. continúe viviendo en Medellín con Daniela y Sebastián y el en Buenaventura.


Me alegraba muchísimo contar con el apoyo y aceptación de Daniela y Sebastián en mi relación, después de unos meses de casados envían a Carlos a un curso a Estados Unidos lo cual fue muy especial porque pudimos viajar los 4, fue año maravilloso vivimos en familia como siempre yo había anhelado estar.


y los cambios nunca fueron fáciles ...


Para Dani fue difícil en un principio la adaptación por el idioma, pero en tres meses ambos ya hablaban inglés. Fue un año de grandes experiencias, de vínculos muy bonitos, lugares que conocimos y compartimos como familia. Los abuelos y el papá de Dani y sebas nos visitaron, pasamos momentos muy especiales con ellos, llegaron de sorpresa para el cumpleaños de Sebastián, siempre procuré tener una buena relación con Edwin para mí era fundamental que mis hijos pudiesen disfrutar de sus papás de una manera sana y armoniosa.


Nos regresamos nuevamente a Medellín y ellos deciden irse a vivir con su papá, fue algo que me pidieron y era necesario hacerlo, me costó aceptarlo tenía muchas dudas al final comprendí que era necesario.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo